No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

CURSO DE MAGNETISMO PRACTICO

Fotos: 

 No es necesario que diga que la medicina sólo tiene autoridad y competencia para practicar el hipnotismo y el magnetismo en el tratamiento de las enfermedades graves. Sería deseable que el hipnotismo se dejase exclusivamente en manos de los médicos, estudiándose no sólo en teoría en las Facultades de Medicina.
A la espera de que los médicos hagan del hipnotismo y magnetismo que hagan un estudio práctico y que lo apliquen, o lo hagan aplicar a los hipnotizadores profesionales bajo su supervisión, todo individuo debe hacer inmediatamente un estudio riguroso de la sugestión y del magnetismo. Hay muchas dolencias pequeñas que el lector podrá aliviar y curar por si mismo y sin ningún estudio médico.
No creo que se denuncie por ejercicio ilegal de la medicina a un padre o una madre que, por ejemplo, curen con la sugestión en estado de vigilia o en el sueño hipnótico una migraña a un hijo.
El descubrimiento más sorprendente que se ha hecho en esta ciencia maravillosa, que es el hipnotismo, es la posibilidad de hipnotizarse uno mismo, llegar a tener un dominio asombroso sobre las distintas funciones del propio cuerpo, ampliar la acción de la voluntad sobre ciertas funciones que normalmente no están bajo su control y, en una palabra, aplicarse uno mismo todos los beneficios de la hipnoterapia. Esta aplicación es la que da los resultados más rápidos e indiscutibles ya que todo ser humano puede, tras un entrenamiento muy fácil, adquirir el poder de darse, de implantar en su espíritu unas sugestiones más poderosas y eficaces todavía que las que le podría imponer, en el sueño más profundo, el hipnotizador más hábil.
La auto hipnosis es la aplicación del futuro, gracias a ella siempre puede aliviarse uno en primer lugar y curarse después. Es demasiado triste, en la situación en la que creemos que son inferiores a nosotros. Sin embargo, me conformo y diré que durante unas prácticas hipnóticas de una simplicidad infantil, los fakires de la India, los derviches de Persia y los lamas del Tíbet saben cómo perder la sensibilidad al dolor y curarse muchas enfermedades.
Esperando la vulgarización completa de la auto hipnosis y sin aconsejar la usurpación de las atribuciones del médico, dejo en manos del lector iniciando la tarea de consultar su conciencia y ver si considera un deber la cura por la sugestión hipnótica o el magnetismo, cuando haya cerca de el un enfermo que, cualquiera que sea su enfermedad, esté desahuciado por la ciencia oficial.
Los gobiernos se han ocupado del hipnotismo. El rey de Dinamarca publicó en 1847 una orden por la que se admitía el magnetismo en la práctica médica. El mismo año, el rey de Suecia establece mediante un reglamento que los candidatos a obtener el título de Doctor en Medicina en Estocolmo tenían que defender alguna tesis sobre magnetismo. En ese mismo año, 1847, el rey de Prusia firma la orden del 7 de febrero por la que se autoriza a los médicos a practicar el magnetismo.
En otros países se pide a gritos leyes que defiendan la práctica del hipnotismo y los que no han intentado conseguir nunca ni un solo fenómeno, los que miran por encima del hombro cuando se aborda ante ellos la cuestión de la influencia, son los más tenaces al solicitar a los poderes públicos leyes represivas. Sin embargo, si no creen en el hipnotismo, ¿por que lo combaten? Si creen en el, ¿por que no lo estudian sin prejuicios y al menos intentan aplicarlo? La búsqueda del porque me entretendría bastante y en este momento no quiero abordar este tema. Como la ciencia oficial no quiere hacer nada para sacar al hipnotismo del carril en el que quieren mantenerlo, sólo podrá quitarle todo el partido que nos ofrece para el bien de la humanidad con la vulgarización, poniéndolo al alcance de todos, permitiendo a todo el mundo que se de cuenta personalmente de la realidad de los fenómenos conseguidos.
Hay una predisposición injustificada ante el hipnotismo y magnetismo. Quiero hablar de los que atribuyen los fenómenos conseguidos a un poder maléfico que solo puede emanar del espíritu del mal. Puede parecer pueril intentar rechazar una afirmación de este tipo inspirada en la superstición o la ignorancia completa del tema. Sin embargo, para tranquilidad de todas las consciencias, hay que saber que la Santa Sede se ha ocupado del magnetismo ya que solo ha condenado su mal uso. La encíclica aparecida al respecto en 1856 se dirige en contra de los abusos del magnetismo y no en contra del magnetismo en si mismo. El abad Elie Méric, antiguo profesor de Teología de la Sorbona, aludía a esta encíclica en estos términos: “Hay que distinguir con la Santa Sede y con la ciencia el fenómeno de la hipnosis y el uso que pueden hacer de ellas unos miserables, y no hay que pretender, como se ha hecho algunas veces con una temeridad que irrita a los científicos, que se condene el magnetismo....”.
En la gran variedad de afecciones nerviosas la misión del hipnotizador es la de despertar la energía del alma, sugerirle la fuerza y su influencia plástica. El enfermo hipnotizado y despertando se mantiene libre, absolutamente libre en el orden moral y religioso. Por lo tanto, no nos parece justo afirmar que la hipnosis anula la libertad moral, degrada al hombre y que haya que condenarla....
“..... Cuando considero el hipnotismo médico y terapéutico, tanto en si mismo y sin elemento sugestivo alguno como junto a la sugestión, compruebo que deja intacto el campo religioso y moral, respeta la razón, la consciencia y la libertad moral frente a la ley del deber natural y sobrenatural”.
En un sermón brillante pronunciado en Notre-Dame de París, un célebre dominio, el padre Lacordaire, al hablar del hipnotismo, lo consideraba “como la última conquista del poder humano, destinado a confundir la razón y a humillarla ante Dios”.

CURSO DE HIPNOSIS PRACTICA PARA PSICÓLOGOS

Fotos: 

 

INSTITUTO DE HIPNOSIS Y REGRESIÓN LAMAY

Fotos: 

 

CURSO DE HIPNOSIS NEGRA 2015

Fotos: 

2 - CURSO DE LA HIPNOSIS NEGRA

Fotos: 

  INSTITUTO HIPNOSIS Y REGRESIÓN LAMAY

Próximamente

2 - CURSO DE LA HIPNOSIS NEGRA:

Este curso esta enfocado y adaptado en la hipnosis Negra, cuyo desarrollo es vivir todas y cada una de las enfermedades que existen del sistema psicosomático, en todos los terrenos psíquicos hacia los terapeutas, para que reconozcan cada enfermedad y los síntomas correspondientes. Viviéndola personalmente a trabes de hipnosis.

Aparte conociendo los tres tipos de dolor que sufre el ser humano hacia la enfermedad que padece.

Este curso va enfocado y desarrollado con todas las herramientas que en un curso normal de hipnosis no tocaríamos.

El curso se desarrollara en estado de hipnosis obteniendo estados diferentes viviendo los síntomas que ya tenemos en nuestro ser propio.

También pudiendo mostrar las técnicas de Hipnosis y Magnetismo.

En breve se notificara las fechas del inicio del curso 2015.

PLAZAS LIMITADAS

www.institutolamay.com
a.cosmelamay@gmail.com

Telf. 639 76 12 27 Antonio Cosme

- CURSO DE HIPNOSIS MESMERISMO:
- CURSO DE HIPNOSIS CLINICA:
- CURSO DE HIPNOSIS NEGRA:
- CURSO DE HIPNOSIS FORENSE:
- CURSO DE HIPNOSIS TRAMUTADA:

LA VERDAD LA TENEMOS FRENE DE NOSOTROS

Fotos: 

 
Nadie es un Dios hacia la curación y mas cuando se cree uno mismo que lo es.
El paciente o enfermo es el verdadero medico, cuando pasa las barreras llamada sufrimiento, ocurre el medicamento correspondiente que le pertenece.
Todos tendríamos que estar unidos psiquiatras, psicólogos, hipnólogos, médicos en general, medicina natural, y como guías de la verdad universal.
Todos somos médicos de nuestra ciencia pero nadie es Dios.
Por titulaciones medallas meritos, todos somos uno y uno somos todos.
Mientras los grandes doctores no vean este camino no abra humanidad, solo sistemas contra la humanidad.

INSTITUTO DE HIPNOSIS Y REGRESIÓN LAMAY

Fotos: 

 

LA EXTRACCIÓN DE LA ENERGÍA A TRABES DEL MAGNETISMO

Fotos: 

 La extracción de la energía de una persona es peligrosa, cuando una la manipula hacia su interés personal, si es utilizada para quitar lo negativo y luego fluir energía positiva y es guiada es como una transfusión de sangre.

LA HIPNOSIS ES UN ESTADO MENTAL

Fotos: 

 LA HIPNOSIS ES UN ESTADO MENTAL
La hipnosis es un estado mental y físico en el que “cambiamos” la forma de funcionar de la conciencia. Normalmente estamos más o menos atentos, pero captando lo que sucede a nuestro alrededor. Si aprendemos a “reducir” la atención difusa (la que se dirige al entorno, al ambiente), al tiempo que aumentamos la atención interna, la que se dirige a nuestro propio pensamiento, llegaremos a conseguir un estado de “superconcentración”, dirigida exactamente a aquellos contenidos que nos interesen.
Este tipo de estado ha sido denominado de muchas formas a lo largo de la historia: estado de trance, experiencia mística, meditación trascendental, recogimiento, estado hipnótico, estado sofrónico...
Lo importante es que se trata de un estado fácil de conseguir para la mayor parte de la gente. Es probable que casi todo el mundo pueda llegar a un mayor o menor grado de este cambio de conciencia a poco que se aplique. Si otro nos enseña a llegar a este estado de conciencia, hablaremos de hipnosis. Cuando lo aprendemos a hacer nosotros mismos, estaremos elaborando una autohipnosis.
El estado hipnótico es un estado de “superconcentración”, en el que la conciencia centraliza su atención sobre puntos concretos, separándolos del resto. Es como cuando hacemos pasar los rayos del sol a través de una lupa: la energía se concentra sobre un punto concreto, pero sin perderse un ápice de ella.
En este sentido es algo muy distinto del sueño. Durante la hipnosis no hay ningún tipo de pérdida involuntaria de control. Durante el estado hipnótico, el sujeto es dueño de sí mismo y no hace sino aquello que acepta hacer.
En sentido estricto, no es que una persona hipnotice a otra. Lo que sucede es que una persona entra en un estado de concentración y relajación, y otra le explica cómo hacerlo. Cualquier otra forma de entender la hipnosis es contraproducente.
Si efectuamos electroencefalograma de una persona en estado hipnótico, el trazado obtenido no se parece en nada al del sueño, sino que se asemeja al de una persona despierta, atenta, pero en estado de gran tranquilidad y relajación mental.

EL MAGNETISMO ES UNA DE ESAS GRANDES Y SUBLIMES VERDADES

Fotos: 

 El magnetismo es una de esas grandes y sublimes verdades
Que la inteligencia del hombre rechaza en un principio;
Su inmensidad le causa sorpresa y terror; vacila su razón y
Prefiere negarse a profundizar, en estos misterios que destrozan todas la leyes asentadas y que hasta entonces le parecieron
inmutables, como si la naturaleza hubiera de condenarse a una eterna movilidad.

¡ El magnetismo es la ciencia de las ciencias!