No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

CEREBRO Y MENTE

CEREBRO Y MENTE

Oculta en el interior de nuestro cráneo, existe una máquina increíblemente poderosa cuyo aspecto no revela la gran potencialidad de sus funciones, una masa blanda y rugosa, aproximadamente de kilo y medio de peso que a pesar de su reducido tamaño contiene todo un universo de impresiones, sensaciones

y actitudes que son la materia prima de nuestra personalidad.

Esa máquina, a la que llamamos Cerebro humano, esta formada en su estructura más simple por doce mil millones de células cerebrales o Neuronas interconectadas entre si por billones de conexiones a través de las que circula constantemente un torrente de información.

Cada experiencia que nos toca vivir, representa un mundo de informaciones de las que extraemos datos que se asocian con los elementos ya existentes en nuestra memoria de experiencias previas, así, se generan nuevas conexiones ínter neuronales, aumentando la fluidez en la transmisión de datos en el interior de nuestro cerebro haciéndolo por tanto más eficaz. La inteligencia no se basa por tanto en el mayor o menor número de neuronas de las que dispongamos sino en el número de conexiones entre ellas que permiten mayor velocidad de proceso tanto en la captación de nueva información como en la capacidad para manipular la y la rapidez en la toma de decisiones, si éstas son necesarias.

Podríamos decir que todo ese trabajo que el cerebro realiza es lo que conocemos como pensamientos y que el conjunto de éstos forma lo que familiarmente llamamos «nuestra personalidad».

La personalidad no es algo estático con lo que tengamos que acarrear para bien o para mal a lo largo de nuestra vida, muy al contrario, disponemos de muchas formas para variar los conceptos, ideas y asociaciones acumuladas, que creyendo que nos protegen nos perjudican. La hipnosis es una de las herramientas, cuyo conocimiento no tan sólo facilita adquirir una visión objetiva de nuestro entorno y de nuestros más profundos deseos, sino que también permite modificar y mejorar en nuestro beneficio cualquier tipo de conducta o hábito negativo de nuestra personalidad.

Es bueno, llegados a este punto, tratar consensualmente de definir los conceptos de «Cerebro» y «Mente».

El Cerebro, como órgano de la mente, es el soporte físico generador de los procesos mentales y el conjunto de ellos, es lo que hemos dado en llamar «Mente» o psique humana. A pesar de que el avance de la ciencia en la comprensión de los procesos neurofisiológicos, ha sido espectacular en los últimos tiempos, seguimos moviéndonos en terrenos resbaladizos cuando tratamos de entender muchos de los aspectos del funcionamiento del cerebro y también de la mente.

La comprensión de los procesos fisiológicos conducentes a generar el conjunto de actividades que conforman la psique humana, no son el objeto de este manual, por tal razón haremos tan sólo un recorrido anecdótico sobre la estructura cerebral, y centraremos posteriormente nuestra atención en los detalles operativos que nos sean de utilidad para el estudio y la comprensión de los estados hipnóticos.