No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

LA FIBROMIALGIA

La hipnosis planta cara a la fibromialgia

El 80 por ciento de quienes se sometieron a sesiones de hipnotismo experimentaron una mejoría notable en sus síntomas, según un estudio llevado a cabo con 70 personas afectadas por esta enfermedad.

Se estima que más de un millón de personas, sobre todo mujeres, padece fibromialgia, una enfermedad que se caracteriza por la alteración de la percepción de la sensación dolorosa, lo que produce en la persona afectada un dolor crónico y generalmente de carácter osteomuscular.

A pesar de lo abultado de la cifra lo cierto es que, a día de hoy, se desconoce qué la produce, por lo que su tratamiento resulta poco eficaz.

Esta falta de alternativas lleva a muchos a recurrir a la llamada medicina complementaria. Casi la mitad de los pacientes diagnosticados (el 48 por ciento) acude a ellas para intentar mejorar los síntomas de su enfermedad, tal y como se desprende de una encuesta realizada a un total de 102 pacientes con esta patología en un centro de atención primaria de Barcelona y publicada en la revista «Medicina Clínica». Y según estos mismos datos, uno de cada tres considera que lo consigue.

Las técnicas más utilizadas son los masajes, la acupuntura, el taichi, el yoga y la ozonoterapia.

Pues bien, a partir de ahora habrá que tener en cuenta una más: la hipnosis. Así lo aseguran los autores de un estudio desarrollado conjuntamente por el Instituto de Reumatología Barcelona (IRB) y el gabinete psicológico CHC de Madrid con 70 pacientes aquejados de fibromialgia (ya en tratamiento, sin una respuesta positiva a los fármacos) durante seis meses, cuyos resultados han calificado de «espectaculares».

Según datos preliminares, el 80 por ciento de los casos tratados con hipnosis tuvo una mejoría notable; en el 10-12 por ciento no fue significativa y en el 8-10 por ciento restante, no la hubo.

Para llegar a esta conclusión se midió antes y después del tratamiento el grado de dolor, astenia, ansiedad, depresión, insomnio e impacto de la enfermedad sobre la calidad de vida del paciente.

En el caso del dolor y la fatiga, se usó la escala VAS. «Para entrar en el estudio, los participantes tenían que estar por encima de 4 en esta escala. Se consideró que mejoraron si bajaron 2 puntos tras la hipnosis.

En cuanto a la depresión, se hizo mediante el test de Goldberg y la ansiedad con el de FIQ. En ambos casos se consideraron resultados positivos si se reducían un 50 por ciento las respuestas», explica Fernando Martínez Pintor, director del IRB.

«En lo que mejores resultados observamos fue en el dolor y en el estado de ánimo. El paciente modifica la forma de afrontar la enfermedad y lo vive con más energía», asegura Martínez Pintor.

Esto puede deberse a la importancia del factor psicológico como desencadenante de la enfermedad: «En el 90 por ciento de los casos de fibromialgia existe un factor estresante durante los últimos años.

Este tema está absolutamente contrastado», por nuestro instituto hipnosis. De ahí, quizás, los buenos resultados obtenidos.

La exploración en si ya es muy problemática.

Genera un gasto sanitario directo (visitas, exploraciones cada vez mas sofisticadas, consumo de fármacos, etc.) de valor incalculable.

El gasto social (pérdida de horas laborales, bajas laborales, invalidez, etc.) es igualmente inconmensurable.

Tratamiento

No existe tratamiento especifico.

El “tratamiento” que se indica es “sintomático”.

Debería ser personalizado, según características del paciente y de las preferencias del médico.

La “baja laboral” debe ser de duración limitada consensuada con el paciente.

Conclusiones

Dado que la fibromialgia y su tratamiento involucra a diversos profesionales médicos, debería tratarse en equipo que concentre y coordine todos los esfuerzos que se realicen.

Es posible que sea necesario crear equipos especializados en el estudio y tratamiento del SFM, que en nuestra opinión mejorarían la relación médico/paciente y que reducirían significativamente el gasto sanitario directo y el social indirecto.

Definición:

Enfermedad crónica que ocasiona a quien la padece, dolor en multiples localizaciones y cansancio generalizado.

Normalmente la diagnostica el reumatologo cuando identifica dolor en mas de 11 de los 18 puntos determinados en el cuerpo.

Acaba en el psiquiatra que la trata como una depresión resistente al tratamiento.

Síntomas

Cansancio-fatiga- de larga duración.

Sin hallazgos medicos.

Dolores generalizados o localizados en determinados puntos.

Sus síntomas son comunes a patologias diversas, lo que motiva:

“Rueda” de especialistas

Disgusto del paciente frente al “no tiene nada” de los médicos.

A menudo la “rueda” acaba en el Psiquiatra lo que provoca aún mas contrariedad en el paciente que normalmente no acepta el origen psiquico de su trastorno.

Diagnóstico

Criterios del American College of Rheumatology.

Dolor crónico generalizado musculoesquelético de mas de tres meses de duración.

Ausencia de otra enfermedad sistémica.

Tener 11 de 18 puntos concretos sensibles al dolor al aplicar una fuerza de 4 kilos.

Causas

Desconocidas hasta ahora. Varias hipótesis:

Traumatismos

Lesiones columna cervical

Patrón hereditario (dominancia femenina)

Compresión de médula espinal (corrección quirúrgica)

Infecciones (virus)

Algún mecanismo del SNC que afecta a la musculatura

Alteración de los neurotransmisores

Trastorno en la percepción del dolor: Alodinia/hiperalgésia

Trastornos hormonales

En relación con el estrés

Alteración de la hormona del crecimiento

Hipertiroidismo subclínico

Patalogia autoinmune (APA 2002)

Asociación con otras patologias

Síndrome de la fatiga crónica

Colon irritable

Jaquecas y migrañas por estrés

Dismenorrea primaria

Síndrome de las piernas inquietas

Otras SINDROME DEL ESPECTRO DE DISREGULACIÓN

Crítica

Los enfermos son sensibles al dolor en “cualquier parte del cuerpo” .

La sensibilidad al dolor en los puntos señalados puede ser variable (al repetir la misma exploración varias veces) .

La exploración en si ya es muy problemática.

Genera un gasto sanitario directo (visitas, exploraciones cada vez mas sofisticadas, consumo de fármacos, etc.) de valor incalculable.

El gasto social (pérdida de horas laborales, bajas laborales, invalidez, etc.) es

muy importante y elevado.