No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

SIGNOS DE SUSCEPTIBILIDAD A LA HIPNOSIS

SIGNOS DE SUSCEPTIBILIDAD

A LA HIPNOSIS

El hipnotizador profesional acaba adquiriendo casi como un automatismo el arte de distinguir los buenos sujetos hipnóticos, pero ¿quien es un buen sujeto hipnótico?

Hemos visto que las personas refractarias totalmente a la hipnosis conforman un pequeño grupo respecto al total, no obstante el grueso de la población es susceptible en uno u otro grado de acceder al trance hipnótico, por tanto la pregunta debería ser ¿hasta donde se puede llegar con un sujeto determinado?

Existen pruebas de sugestión habilidad que estudiaremos en páginas posteriores, mediante las que podemos determinar la capacidad hipnótica del individuo de una manera bastante aproximada, entre tanto veamos algunos signos y comportamientos que pueden indicarnos la sensibilidad a la hipnosis aun antes incluso de cruzar palabras con la persona a estudiar.

Por lo general las personas inteligentes son capaces de dominar su atención y fijar con más facilidad su mente en una idea, así mismo las personas de alta capacidad imaginativa y los dotados de capacidad para fantasear son buenos sujetos dada su facilidad para la abstracción.

Algunos autores opinan que los integrantes de las fuerzas armadas, las enfermeras y los estudiantes que por su formación deben aceptar instrucciones de una manera acrílica son buenos sujetos hipnóticos, esto no significa que los representantes de estos colectivos no tengan personalidad, tan sólo quiere decir que en determinadas circunstancias, están dispuestos a hacerlo, ya que esa aceptación por motivos de su trabajo se ha convertido en cierta manera en un automatismo. La edad el sexo y la raza también tienen su importancia, en general los individuos jóvenes tal como figura en la tabla de Lièbault son más fácilmente influenciables. Esta facultad disminuye conforme la edad del sujeto avanza y en lo que al sexo se refiere, la mujer, quizás porque en general posee mayor capacidad imaginativa, parece aceptar mejor que el hombre la sugestión.

Finalmente todas las razas sin excepción arrojan parecidas estadísticas en cuanto a su susceptibilidad.

A la hipnosis, sin embargo los orientales asumen con más facilidad estados de gran profundidad.

Los individuos que han experimentado en alguna época de su vida momentos de sonambulismo natural, al igual que los soñadores que viven con gran lucidez sus estados oníricos, también son excelentes sujetos hipnóticos. Dentro de este grupo también podríamos incluir las personas que hablan durante el sueño y las personas muy emocionales y sensibles, personas que se emocionan no pudiendo evitar una lágrima mientras contemplan alguna película en el cine o la televisión otro grupo son los sujetos que muestran hipersensibilidad sensorial, personas extremadamente sensibles a la luz y a los sonidos intensos tales como campanas. En el comportamiento corriente de la gente también encontramos signos importantes para la determinación de la susceptibilidad. Así podemos deducir rápidamente que las personas altamente sugestionables aunque lo sean con ellas mismas son también excelentes sujetos para la práctica de la hipnosis, tal es el caso de los hipocondríacos, a los que les basta oír hablar de una enfermedad para sentir los síntomas en su propio organismo, en algunos casos.

De una manera muy intensa, este es un caso típico de autosugestión negativa.

Otros comportamientos más comunes y no patológicos también nos ofrecen un índice referencial de la sugestibilidad del individuo, de este modo se puede considerar buen sujeto aquel que manifieste cierta inseguridad e inquietud en sus actos, o como significaba Jagot «los de mirada indecisa y fugitiva», que el asociaba a individuos de fuerte sensitividad. Hay métodos de observación fisiológica para determinar el grado de hipnotizabilidad de un individuo, uno de ellosmuyutilizado y fiable es el llamado Tes. de la rotación ocular, consiste básicamente en hacer que el sujeto dirija su mirada hacia arriba al tiempo que baja el párpado superior, en esta posición se puede apreciar parte de la esclerótica por debajo del borde inferior de la córnea, la extensión al descubierto de esta, es un indicador fiable de sensibilidad a la hipnosis del individuo.

Indefinitiva la observación atenta nos permitirá identificar una gran cantidad de signos y manifestaciones, que delatan la susceptibilidad a la hipnosis, algunos de ellos nos resultarán muy acertados, otros quizás mucho menos significativos, pero en conjunto nos ofrecen una interesante información previa a la toma de contacto con el sujeto.

A continuación, describimos, a modo de resumen y en formato de lista, signos fisiológicos y señales de comportamiento, indicativos de susceptibilidad a la hipnosis según diversos autores.