No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

EL SUBCONCIENTE

CONCIENTE Y SUBCONSCIENTE

 

La mente conciente es capaz de razonar, juzgar, planificar, observar y analizar dentro del ámbito racional. Es en nuestra mente conciente donde se generan las ideas o pensamientos, es en donde realmente podemos analizar nuestra existencia y lo que somos. Es la que nos permite llegar al razonamiento, a la lógica, es la que puede convertir un conjunto de pensamientos, en emociones de distintos grados de intensidad. Y es, a su vez, entre otras cosas la mente que nos ayuda a comprender el por qué de dichas emociones. El conciente o la conciencia tiene principios, tiene bien demarcado los límites del bien y del mal, no se deja engañar con disfraces que pretendan enmascarar una realidad. Es por ello que cuando uno se trata de disfrazar con un ropaje distinto al que le aportan sus principios, está conciencia no nos deja en paz hasta que remediemos el problema. Tiene muy claro lo que es justo y lo que no lo es. Como diría Rubén Cedeño en su “tratado de Metafísica”: “La Mente Conciente es aquella que se da cuenta de las cosas que están con nosotros en todo lo que vemos concientemente. Esta mente vive calificando todo lo que ve como bien o mal. Lo que se califica como bueno actúa en bien hacia nosotros y lo que se califica en mal funciona para perjudicarnos. Pero las cosas no son ni buenas ni malas; se convierten en lo calificado” El subconsciente en cambio, es el gran generador y distribuidor de nuestra energía. Retiene una gran cantidad de información, y no se sacia, eso si, es selectivo y en el prevalecen los pensamientos que por sugestiones intensas han sido depositados con mayor frecuencia. En ese sentido es interesante la expresión de poder que puede llegar a tener el subconsciente y recordarlo. Como lo diría Napoleón Hill en “Las llaves del éxito”: “cualquier idea, meta o plan dominante mantenido en la mente conciente mediante un esfuerzo repetido y emocionalizado por un deseo ardiente de realización es incorporado por el subconsciente y ejecutado a través de cualquier medio natural y lógico disponible”. Estas palabras no hacen más que ratificar la idea predominante de que en el subconsciente está localizado el origen de un gran poder capaz de cristalizar en la realidad los sueños más anhelados. En el subconsciente se registran imágenes poderosamente captadas por el conciente, así pues el subconsciente contiene grabados los conceptos que tengamos de nosotros según nuestras experiencias personales, así pues proyectamos las imágenes concordantes con esas definiciones internas y entonces reflejamos según cada caso a una persona segura o insegura, con fe o sin esperanza, optimista o negativa, dinámica o pasiva, emprendendora o sin iniciativa, etc., etc., etc. El subconsciente es un espacio con una cantidad interminable de información, es una biblioteca ilimitada para nuevos conocimientos, a la cual se puede recurrir en cualquier momento para el provecho propio, pero a la cual se debe cuidar y limpiar del polvo de los malos pensamientos, pues si por descuido la dejaste de nutrir con pensamientos dignos, la encontraras maltrecha y produciendo material desechable. Ah, eso si, siempre producirá, porque es la mente subconsciente una gran generadora de energía que constantemente libera lo que se ha sembrado. Si lo que prevalecen son las ideas de alegría, confianza, libertad, seguridad, y deseos de vivir, eso cosechará, es decir, la expresión de una persona serenamente feliz. Pero igualmente ante la negación de los atributos anteriores y sustitución por estructuras de pensamientos negativos arrojará las condiciones de una persona propensa al fracaso en sus actividades, y de una vida llena de amarguras y frustraciones. Pero aun cuando el subconsciente esté muy dañado, siempre es posible reprogramarlo mediante la autosugestión u otras técnicas, claro que es posible, en algunos casos costará más dependiendo del tiempo, y de la intensidad que hayan representado su herencia genética y las sugestiones proporcionadas por las experiencias, pero de todos modos la reprogramación es una realidad. Eso si, nunca diga que no se puede, puede demorar, pero el cambio, autoprogramación, la transmutación, la evolución o como quiera llamarle puede lograrse.

NOTA DE MARDAM

Hay que tener la convicción de que una mente independiente se puede conseguir con la práctica constante, perseverancia y fe. Pero ojo esto es un proceso, no hay que desanimarse la primera, el primer paso, ya lo diste buscando información, leyendo libros, tú que lees esto ya estás en camino... eso esta bien. Una mente independiente permite que tu seas el que manejes tus emociones en lugar de verte afectado(a) por el que dirán, una mente independiente quizás es más fria pero no te quita la sensibilidad que hay que tener para demostrar amor por la gente que amas ni dejar de ser solidario con el projimo, es bueno aclarar eso, es así simplemente. Conseguir una mente indepediente se logra mediante un sistema de pensamientos que te recuerdan a cada momento que estas en un proceso de renovación de tu vida, que te interesa la vida de los demás pero que únicamente eres dueño de tu destino. En este proceso de autoprogramación del subconsciente debes aprender a minimizar la susceptibilidad por el que dirán asi como la impresionabilidad por las apariencias, siempre buscarás que estar relajado sin esperar nada de los demás sino sintiendote siempre conforme con las cosas que realizas de buena fe, y si en algún momento fallas consideralo como un pequeño desliz del que te arrepentirás pero del cual también tendrás que aprender.

EL SUBCONCIENTE

El subconsciente suele confundirse con el inconsciente y esto se debe a que a veces el estado opuesto a conciente es inconsciente, pero tomemos en cuenta un punto importante: si una persona recibe un golpe fuerte en la cabeza o sufre un accidente se dice que "perdió el conocimiento " "esta inconsciente" lo cual revela que no esta al tanto de la información exterior, de lo que ocurre en el exterior , sin embargo el subconsciente si esta presente, el corazón sigue latiendo ( en la mayoría de los casos, si es que el impacto físico no fue demasiado grave ) los tejidos regenerándose y los sentidos captando información aunque subconscientemente. Si el inconsciente fuera parte de la mente estaría constantemente presente o al menos con mas frecuencia; como se presentan los recuerdos, los sueños o la memoria, pero al ser un estado y no una parte se manifiesta en raras ocasiones y con la conciencia ausente, pro el contrario el subconsciente siempre esta presente ya sea que la persona es te dormida, despierta, conciente o inconsciente. El estado de sueño es algo mucho mas frecuente y normal y esta diseñado para que el sistema parasimpático se active y regenere el cuerpo, y su característica primordial es que se puede volver del estado de sueño-dormido a despierto- conciente cada vez que la persona así lo quiera o si es despertado por otro, si escucha un ruido fuerte o una sacudida bastaran, pero no resultaran con alguien en estado inconsciente. Cuando una persona entra en la inconciencia dependiendo de cuan fuerte hay asido el shock tanto físico como emocional despertara o permanecerá en esa situación pudiendo recuperarse, permanecer así o fallecer. La razón por la cual recordamos las cosas es por que entre el subconsciente y el conciente esta el nexo constituido por el preconciente

1.5 El preconciente

Si la base de datos es el subconsciente, la memoria conciente es decir el preconciente es el nexo en donde se guardan los recuerdos recientes y los datos mas importantes, si pregunto como es el patio de su casa, en que dirección esta ubicado y que plantas hay allí se habrá echado mano del preconciente , los recuerdos irrelevantes irán fluyendo al subconsciente, la conciencia califica la información valiosa en el preconciente para cuando sea necesaria, presta atención a la información o la desecha e ignora de acuerdo a su escala de valores y filosofía personal , lo mismos sucede con las ideas nuevas; ahí esta el filtro que acepta aquello con lo que esta de acuerdo y rechaza lo que no se ajusta a su filosofía personal (que es aprendida en parte, y en parte adoptada añadiéndole ingredientes como nivel de educación, religión y experiencia). Por otra parte el subconsciente absorbe todo y va guardando y clasificando los datos. 1.6 El subconsciente colectivo y el personal Se llama subconsciente colectivo a una parte de la mente cuyas creencias son compartidas en grupo, ya sean sociales, étnicos, políticos, territoriales o religiosos. Con la cada vez mayor velocidad y alcance con que se transmite la información (real o ficticia) historias mitos y costumbres por medios masivos como televisión, radio, periódicos e Internet; los prototipos, modelos y estándares se han vuelto cada vez mas divulgados y moderadamente aceptados. Aunque aun existe una cierta división entre Oriente y Occidente podemos ver que los trastornos mentales y enfermedades psicopatológicas son muy parecidos en sus manifestaciones y síntomas debiéndose en parte a la comunicación y la transmisión constante de valores. Es interesante notar que muchos símbolos e imágenes significan lo mismo en distingas personas y que causan efectos y sentimientos similares, cosas como pintar las paredes de cárceles y consultorios dentales de color rosado o que el amarillo y el rojo sean alusiones al fast-food, son ejemplos del subconsciente colectivo. Lo mismo ocurre con los mitos y leyendas de distintos y alejados pueblos alrededor del mundo. Creencias y prácticas nativas, y hasta signos de escritura suelen ser muy similares a pesar de la ausencia de contacto. El subconsciente personal en cambio esta formado por la memoria personal, la experiencia e información acumulada y por las practicas, valores y creencias que el conciente ha aceptado y practicado una y otra vez, formado en su mayor parte por el proceso cognitivo propio de la experiencia y vivencias personales, filosofía personal adquirida y modificada con el tiempo y la voluntad.