No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

Perfeccionismo


Los seres humanos no somos perfectos... al menos en esta vida. La perfección total es inalcanzable.

Es verdad que debemos intentar hacer las cosas lo mejor posible, de acuerdo con nuestras posibilidades reales, pero la perfección completa no está a nuestro alcance.

Si intentamos hacer las cosas perfectas, perdemos tiempo y nunca llegamos a estar totalmente satisfechos.

Dejamos de hacer cosas si solamente hacemos aquello que creemos hacer perfecto

Limitamos nuestras posibilidades, incluso de diversión. Imaginemos que solamente jugásemos al tenis si fuésemos capaces de llegar al nº 1 del mundo.

Ni siquiera el nº 1 es perfecto. Todo ser humano se equivoca.

Tenemos derecho a equivocarnos. No debemos hundirnos ante el error.

El fracaso forma parte de nuestras vidas. Ante el fracaso debemos aceptar su existencia inevitable, analizar nuestros errores e intentar enmendarlos. Pero debemos aceptar el fracaso como algo inherente a nuestros actos.

Solamente no se equivocan quienes nada intentan.

No hay peor error que el de quien nada intenta.

Debemos educar a nuestros hijos en la aceptación del fracaso. La posibilidad del fracaso debe estar entre las "reglas del juego".