No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

LA ARQUICTETURA CEREBRAL

LA ARQUITECTURA CEREBRAL

El ladrillo básico de nuestra estructura cerebral es la Neurona, responsable del flujo de la información entre hemisferios y también entre el cerebro y el resto del organismo. De un modo muy esquemático la neurona tipo consta de un cuerpo central del cual surgen una serie de ramificaciones. La totalidad de esas ramificaciones, excepto una, son canales de entrada de información que conectan con otras neuronas más o menos próximas, estos canales de ENTRADA de información reciben el nombre de Dendritas, la Ramificación restante recibe el nombre deAXONy es la única comunicación de SALIDA que la célula cerebral posee para el envío de datos a otras neuronas. El proceso simplificado sería el de recibir múltiples datos desde otras neuronas a través de las dendritas, procesarlos en conjunto en el interior de la célula y posteriormente enviar en forma de impulso eléctrico algún tipo de conclusión, resultante del proceso de todos esos datos, a otra nueva neurona a través del AXON. Sin embargo las neuronas no están físicamente conectadas entre sí, los puntos en que se conexionan dos células llamados SINAPSIS no establecen físicamente un contacto, existe entre ellas un vacío conocido como espacio sináptico que impide la comunicación ínter neuronal permanente. Las células cerebrales son recorridas por impulsos eléctricos que son provocados por el movimiento de iones positivos de sodio (Na+) y Potasio (K+) a través de la membrana celular, cuando estas cargas eléctricas llegan al extremo de lAXON, liberan unas sustancias químicas sintetizadas por la propia célula que conocemos como Neurotransmisores. Estas sustancias (en la actualidad se conocen unos 40 tipos diferentes) cubren el espacio intercelular y son recogidas, por receptores específicos para cada una de ellas, en las dendritas de la célula que recibe el mensaje, allí la señal química se transforma en eléctrica de nuevo y continua el proceso en la célula adyacente. Esas sustancias químicas, bautizadas con el nombre de Neurotransmisores, son las responsables directas de nuestros estados emocionales, algunas activan las células receptoras y otras las inhiben. Algunas neuronas pueden activarse tan sólo por la recepción de un tipo concreto de neurotransmisor, otras en cambio poseen la capacidad de activarse de forma diversa según sea el Neurotransmisor recibido. Nuestro Cerebro es en definitiva una máquina biológica electroquímica, nace con una serie de programas incluidos que vienen impresos casi con toda seguridad en nuestro ADN. Estos programas cubren una serie de premisas naturales iniciales que compartimos con el resto de seres vivos de nuestro planeta, conceptos relacionados siempre con la supervivencia, la perpetuación de la especie y el control de los sistemas vegetativo, somático y nervioso. A diferencia del resto de las especies, el cerebro de la especie humana posee una estructura añadida, una estructura rugosa de sólo unos milímetros de espesor que cubre casi la totalidad del cerebro en su parte externa, si la desplegásemos cubriría una zona de aproximadamente 1,5 metros cuadrados, esta estructura, llamada Cortés, es una especie de corteza cerebral donde se gestan todos los procesos de pensamiento, percepción y aprendizaje que realmente nos hace diferentes del resto de las especies. En el cortés y Neo-cortés se encuentran los centros responsables de funciones tales como la capacidad de abstracción, el aprendizaje, el lenguaje y probablemente la memoria entre otros. En definitiva Nuestro Cerebro es el director de la orquesta de nuestro cuerpo, controla y regula todas sus acciones y reacciones, tras analizar las informaciones que le son enviadas toma decisiones y ordena ejecutar acciones consecuentes, basándose en la comparación de datos y experiencias afines almacenadas previamente.