No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

EL cerebro produce su propio analgésico

 "Hace mucho tiempo que los científicos descubrieron que el cerebro es el centro de percepción del dolor. En la actualidad, continúan las investigaciones. Entre las últimas informaciones destaca el descubrimiento de que el cerebro segrega una sustancia química parecida a la morfina, que es responsable de reducir el dolor. Imagínese, un analgésico increíblemente potente al abasto de todos, capaz de mitigar el dolor más agudo sin dejar efectos secundarios y, sobre todo, sin miedo a posibles adiciones; además de que la farmacia cerebral siempre está abierta. Esta sustancia natural es doscientas veces más eficaz que la morfina. Se denomina “dinorfina” y es de la familia de las sustancias químicas excitantes asociadas a la hormona “endorfina.” Estas sustancias tienen un importante papel en las defensas del organismo y los experimentos parecen demostrar que durante el trance, el trance , el cerebro las segrega. Aunque es un tema que todavía está siendo investigado, sabemos que pertenece a una serie de aproximadamente quince sustancias cerebrales llamadas “péptidos.” Probablemente existen otras esperando a ser descubiertas. Se cree que estas secreciones afectan en alto grado nuestras emociones y conducta, lo que podría explicar el sentimiento de bienestar que experimentan las personas que meditan o utilizan la hipnosis de forma regular.
La cantidad segregada de este analgésico varía e influye en el umbral del dolor, que es más bajo en los individuos que inhiben el flujo de esta sustancia vital. Parece ser que la forma en que nos enfrentamos con el dolor afecta a la percepción, aumentando o disminuyendo el sufrimiento. El descubrimiento de este narcótico cerebral hace concebir que tantas personas estén atrapadas. Los neurólogos lo descubrieron cuando investigaban el funcionamiento de drogas como la heroína o la morfina, que producen un estado de euforia y calman el dolor, con lo que provocan adición.
Se sospecha que estos narcóticos naturales se asocian a ciertas áreas del cerebro, en las que se produce una reacción química con los consiguientes resultados positivos. Los hipnóterapeutas creen que, aplicando correctamente los principios de la hipnosis se puede hacer que el cerebro produzca una mayor secreción de analgésico sin el estímulo de las drogas."