No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

CURACIONES ESPIRITISTAS

Fotos: 
CURACIONES ESPIRITISTAS

 CURACIONES ESPIRITISTAS
En todos los tipos de curaciones maravillosas debe distinguirse entre la curación por la fe, llevada a cabo por la confianza del hipnotizador en su poder personal, y las curaciones espiritistas, en las cuales el hipnotizador actúa como intermediario en un proceso espiritista iniciado por una deidad. El hipnotizador cree que este poder es idéntico al de las drogas, terapéutica psicoterápica común y otros sistemas científicos; el espiritista cree ser un instrumento religioso. Ambos tipos de curación se hallan relacionados con la sugestión y/o hipnosis.
La fe es un parámetro muy difícil de medir en lo que afecta a la salud humana; sin embargo, es quizás el poder curativo más potente de la tierra. Todo medico ha presenciado su acción, y mal puede ignorar a este valioso aliado en su enfoque terapéutico. Desde el momento que casi todas las enfermedades orgánicas tienen un componente psicológico, la curación por la fe puede ser exitoso en algunas entidades psicosomáticas. Ulceras, neurodermatitis, artritis y asma, son a menudo aliviadas por la fe con ciertos medicamentos o procedimientos. Sin embargo, es dudoso que los hipnotizadores puedan actuar sobre las enfermedades orgánicas; a pesar de los testimonios producidos invariablemente, luego del impacto emocionalmente cargado producido en el participante. La curación por la fe no es en ningún sentido un milagro, sino un método que utiliza fuerzas psicológicas conocidas. Pese a ello, algunas personas han aprovechado este método para sus propios propósitos egoístas, destruyendo así las creencias del sujeto. Esto no lo decimos para condenar la fe religiosa, sino la depositada en los charlatanes que se alimentan del dolor humano.
Casi todas las comunidades religiosas están de acuerdo en que cuando una persona se halla enferma deben utilizarse los procedimientos científicos conjuntamente con la fe. Esta ultima no hace mas que complementar la terapéutica del medico. La falta de fe puede disminuir la moral del paciente e influir adversamente sobre el curso de la enfermedad. Nadie puede negar el poder de la mente en cualquier tipo de curación y decir que la fe no es el mejor de los antídotos para la desesperación.