No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

Conciba su propio programa personal

 Espoleados por el estímulo de una emoción intensa y el deseo de agradar a una persona querida, podemos explotar nuestras reservas de voluntad, pero también encontraremos motivaciones en un “sistema de autorecompensa”. El deseo de triunfar es directamente proporcional al beneficio que se espera, ya sea material, emocional o de mayor realización personal.
“Fumar me tranquiliza.” La verdad es que los cigarrillos dañan el sistema nervioso y el resto del cuerpo.
“El alcohol me ayuda a relajarme.” La verdad es que el alcohol relaja hasta el punto de acabar en el suelo. Algunas personas pierden el equilibrio con un par de sorbos.
“Un postre me asienta el estómago.” La verdad es que demasiados dulces crean problemas de salud: diabetes, obesidad, hiperglucemía..
“La marihuana me excita sexualmente.” La verdad es que el uso persistente de drogas blandas no sólo disminuye el apetito sexual sino que puede causar cambios hormonales".