No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

Autosugestión y reprogramación

 Muchas de las tendencias modernas en este campo han aprovechado los conceptos claves del trabajo del doctor Coué, que se basa en dos factores:
1. Si la volunta y la imaginación entran en conflicto, siempre vence la segunda, porque la voluntad reside en la periferia de la mente y la imaginación alcanza hasta el mismo centro.
2. La imaginación puede adiestrarse y potenciarse más fácilmente que la voluntad, que es más evasiva. La voluntad ha de forzarse emocionalmente y, en consecuencia, aumenta la tensión. La imaginación, en cambio, fluye libremente y disminuye la tensión.
La autosugestión, combinada con la imaginación, crea una nueva realidad, diferente y mejor que la anterior, libre de los ecos del pasado. Por desgracia, en general desatendemos el funcionamiento de la mente inconsciente. Lo que sabemos de forma consciente sólo representa una décima parte del iceberg. Con la autohipnosis, le será fácil sondear las otras nueve que subyacen bajo la superficie.
El doctor Emile Coué decía: “Cuando dese hacer algo sensato, o cuando tenga un deber que cumplir, piense siempre que será fácil. Haga desaparecer de su vocabulario las palabras “difícil”, “imposible” o “no puedo”. Dígase: “Puedo, quiero y debo”.